AFP

El Mundo

Así abrió sus puertas EEUU hoy a 26,000 solicitantes de asilo, una salvadoreña está en la fila Estados Unidos abrió finalmente sus puertas este viernes pero solo para 26.000 solicitantes activos de asilo que ingresaron con cuentagotas en el primer día de vigencia de las nuevas políticas migratorias del presidente Joe Biden.

AFP con edición de Javier Maldonado

viernes 19, febrero 2021 • 9:14 pm

Compartir

En Matamoros (noreste), un cubano, una salvadoreña y un hondureño relatan a la AFP su travesía y la espera de más de un año en México para poder cruzar hacia suelo estadounidense a concluir el trámite.

El paso de solicitantes asentados en esta ciudad empezará el próximo martes, informaron funcionarios de la ONU. En Tijuana (noroeste), solo 25 fueron admitidos este viernes, según constató la AFP.

Tragicomedia

El abogado cubano Joel Fernández, de 52 años, tuvo que recorrer 11 países durante 271 días para llegar a la ciudad de Matamoros (estado de Tamaulipas) en enero de 2020.

"Estamos viviendo una tragicomedia, un momento triste, un momento alegre", dice Fernández, uno de los 500 migrantes de varias nacionalidades albergados en este campamento al que Washington dará prioridad.

Pero el ambiente, el jueves, era tenso. Desde el mediodía se cerró el lugar ante la expectativa de poder cruzar la frontera.


Ahora es un momento triste porque nadie sabe nada. Aquí hay cierta tensión, el estrés se va acumulando. ¡Dicen los compañeros que ya estoy hablando dormido!". asegura Fernández con un toque de humor.

Sabe que les harán una prueba de covid-19 y que hay orden de desmontar el campamento, pero ignora cuándo.

En Estados Unidos lo espera una prima que le dejará el manejo de un restaurante; en Cuba permanece su familia.

He resistido todas las pruebas que Dios me puso en esta difícil travesía, en todas supe salir con vida. Quiero que llegue el premio: tener mi residencia, trabajar, traer a mi esposa, a mis hijos". Joel Fernández

AFP

Sabiduría para Biden

En agosto de 2019, una salvadoreña de 37 años, víctima de violencia intrafamiliar, tomó a sus cuatro hijos y salió de su país rumbo a Estados Unidos. Llegar a Ciudad Juárez (Chihuahua) significó un mes de desafíos y "un gran dineral".

Consiguió pisar suelo estadounidense. "Cruzamos de 'mojados' por debajo del puente, pero a los tres días nos regresaron", recuerda esta mujer que por seguridad pide el anonimato.

Migración mexicana y ONG le ayudaron a encontrar un albergue en esta ciudad. En diciembre de 2019 tuvo audiencia en una corte estadounidense, ante la cual expuso las amenazas que según ella enfrenta en El Salvador.

"Pero con el covid y las políticas del otro presidente (Donald Trump) ha sido muy lento", afirma con pesar sobre el programa "Quédate en México" que ahora desmonta Biden.

Su voz, sin embargo, se alegra al hablar del nuevo mandatario.

Pedimos a Dios le dé sabiduría al presidente Biden para que ayude al migrante. Las noticias son muy alentadoras". expresa esta mujer, cuyo sueño es que sus hijos estudien.

Es difícil mostrarse ante los hijos y decirles que todo va a estar bien cuando uno siente que el mundo se le viene encima. Esperamos que este 19 de febrero sea un bálsamo para nuestro dolor". salvadoreña en la frontera de EEUU.

AFP

Lucha de corazón

"Busco salvaguardar mi salud, estoy enfermo del corazón", dice José Madrid, un carpintero hondureño de 40 años que también espera en un albergue de Ciudad Juárez poder regresar a Estados Unidos.

Saboreó el "sueño americano" en 2014, luego de ser contratado por una empresa.

"Llegué en avión, tenía visa de trabajo, pero fui explotado y renuncié. Estuve ilegal en varios trabajos, pero pasó lo de mi enfermedad". José Madrid.

Tras ser operado del corazón en 2017 gracias al programa Medicaid, volvió a emplearse. Sin embargo, fue detenido y entregado a migración después de un accidente de tráfico. Lo deportaron el 3 de agosto de 2018.

"En Honduras recaí, toqué puertas y nadie me ayudó, la única salida era irme". En abril de 2019, sin dinero, partió a México.

No pagué por el viaje, me acompañó Dios y llegué sin un tropiezo en el camino". José Madrid,

En su solicitud de asilo argumenta que requiere atención médica que en Honduras le han negado, pero se enfrenta al rechazo de autoridades estadounidenses y ningún abogado de migrantes quiere tomar su caso.

Algunos groseramente me dicen que estoy perdiendo el tiempo, pero yo tengo fe en que habrá algo para mí en ese nuevo programa" migratorio. sostiene.