El 1 de mayo, en su primera sesión plenaria, la Asamblea Legislativa destituyó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y juramentó a otros. El hecho ha generado el rechazo de la comunidad internacional. Archivo.

Política

Embajada china en El Salvador llama a “no interferir en asuntos internos” tras destitución de fiscal y magistrados La sede diplomática de la República Popular China dijo confiar en que "el pueblo salvadoreño tiene la capacidad para manejar sus asuntos".

Alexander Pineda

lunes 3, mayo 2021 • 3:10 pm

Compartir

La Embajada de la República Popular China en El Salvador llamó este lunes a no interferir en asuntos internos, tras la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el fiscal general de la República este pasado sábado por decisión de la Asamblea Legislativa.

El hecho ha provocado una ola de reacciones negativas en la comunidad internacional instando al gobierno de Nayib Bukele y al Congreso de amplia mayoría oficialista a respetar la separación de poderes de Estado.

Esta Embajada ha tomado nota de la actual situación política en El Salvador. La salvaguardia de la igualdad soberana y la no interferencia en los asuntos internos de otros países son el principio más importante de la Carta de la ONU”. publicó en su cuenta de Twitter la sede diplomática.

La representación diplomática expresó que “el pueblo salvadoreño tiene la capacidad y sabiduría para manejar bien sus propios asuntos internos”, y reiteró que China aplica siempre el principio de no interferencia.

Ante cuestionamientos de usuarios de Twitter sobre la situación en Hong Kong, la embajadora Ou Jianhong respondió “Hong Kong es la Región Administrativa Especial de China. También es asunto interno de China”.


Desde 2019, la región administrativa especial de Hong Kong vive una escalada de protestas de sus ciudadanos debido a la creciente intervención de la política china contraviniendo el acuerdo de "Un país, dos sistemas" vigente desde 1997, caracterizada por el absolutismo del Partido Comunista Chino y por una coartación de determinadas libertades civiles a las que los hongkoneses están acostumbrados, como la libertad de prensa, la pluralidad política o la independencia del sistema judicial.