Don Juan José Borja Papini en compañía de su esposa Anna de Borja, atendieron un año más la gala Ayudando a Quienes Ayudan y con sorpresas especiales bajo el brazo, ya que un año más entregaron dos premios de $25,000 para dos causas importantes.

“Cuando uno necesita de todos los recursos económicos para salir adelante y además de eso, sufre una enfermedad y no tiene los fondos para recibir ayuda, es muy lindo que las organizaciones y grupos pongan todo su esfuerzo para tratar de ayudar. Por eso estamos muy contentos esta noche de poder premiar al Albergue de la Misericordia, los felicito por ese gran esfuerzo”, expresó Don Juan José, presidente de Fundación J. Borja, para entregar la suma al Comité de Proyección Social El Salvador.

El Albergue de la Misericordia, del Comité de Proyección Social, fue uno de los beneficiados por la fundación J. Borja.
El Albergue de la Misericordia, del Comité de Proyección Social, fue uno de los beneficiados por la fundación J. Borja.


Por otro lado, reconoció el excelente desempeño que la Asociación Red de Comunidades El Salvador-Norteamérica (ESNA) realizó tras obtener fondos por $25,000 de Fundación J. Borja en 2021, a través de un proyecto de letrinas aboneras, y ese reconocimiento estuvo acompañado por una nueva suma de $25,000 para seguir impacto en los territorios.

Álvaro Carías, representante de ESNA, manifestó: “es muy emocionante para mí y para los nuevos beneficiarios que vamos a tener en la zona rural de Caluco, en Sonsonate, son aproximadamente 1,750 personas, 350 familias. Esto va a ser una noticia grande para ellos, ya que vamos a impactar en áreas de salud. El poder de las alianzas es maravilloso, cuando nos aliamos y trabajamos juntos podemos afectar positivamente la vida y el desarrollo de muchas comunidades en este país”.

Cabe mencionar que ESNA no participó este año en la convocatoria de Ayudando a Quienes Ayudan, sin embargo, la Fundación J. Borja decidió apalancarlos nuevamente, luego de la construcción de 45 letrinas en la comunidad Santa Marta, Las Trincheras, en el departamento de Sonsonate. Y es que dicho proyecto pactó 28 letrinas, pero gracias a la eficiencia en el uso de los fondos, logró entregar 17 más, en beneficio de igual número de familias que no contaban con este importante recurso.

Gracias a ello, dicha comunidad pueden tener mejores prácticas de higiene, disminuyendo la incidencia de enfermedades debidas a un saneamiento deficiente.

ESNA, tras su excelente desempeño en la construcción de letrinas aboneras, recibió un nuevo incentivo de $25,000 para seguir beneficiando a la zona de occidente.
ESNA, tras su excelente desempeño en la construcción de letrinas aboneras, recibió un nuevo incentivo de $25,000 para seguir beneficiando a la zona de occidente.

“Una letrina protege la dignidad, es un derecho humano y muchas personas en nuestro país no tienen aún ese derecho. El programa Ayudando a Quienes Ayudan tiene una metodología estratégica de impacto colectivo que permiten que los proyectos se ejecuten eficientemente”, Lic. Juan José Borja Papini, Presidente de Fundación J. Borja.