Buenos Días

Esos porcentajes tienen rostro, son de carne y hueso

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 29, julio 2020 - 12:00 am

Cada vez que leemos que la contracción económica será de -8.6 o que la pobreza será un 7 % mayor o que se han perdido 60 mil, 70 mil o no sé cuántos empleos más, hay que dimensionar que la crisis que vivimos tiene rostros, nombres y apellidos.

La crisis es de carne y hueso y hay que tener conciencia de eso. A menudo los funcionarios de Gobierno, los economistas, los opositores, los analistas políticos y los periodistas cometemos el error de repetir porcentajes y números globales sin explicar que detrás de esos números hay desempleo y con el desempleo, hambre y necesidades insatisfechas en una familia, por ejemplo.  La pandemia está provocando todo eso.

Lo peor es que no hay mucho de dónde echar mano. El Salvador tiene profundas dificultades estructurales y el Estado hace rato que topó las tarjetas. La crisis nos alcanzará a todos de una u otra forma. Pero el grave error es estar peleándonos cuando lo que necesitamos es un gran acuerdo nacional que encuentre un camino, una salida.  Si de por sí, ya el país estaba complicado, tristemente hemos tenido la mala suerte de que la pandemia además, nos ha agarrado en medio de otra campaña electoral y eso hace sobresalir la mezquindad aún todavía más.

publicidad

Crear empleos no es fácil, los empresarios arriesgan su dinero con el fin de obtener ganancias que se traducen en empleos, ingresos, impuestos y progreso. Pero para ello se requiere un “clima de negocios”, que no es más que condiciones de seguridad jurídica y garantías de certidumbre para poder funcionar sin ser afectados por la corrupción, los caprichos de malos funcionarios o la inestabilidad provocada por otros.

Por eso los tomadores de decisiones deben entender que detrás de cada número que se escucha, no hay una cifra fría sino seres humanos que se ven afectados por lo que acuerden o no acuerden. Gente de carne y hueso.






RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.