El FMI prevé que la economía salvadoreña crezca 4.2 % en 2021, tras un año que significó la peor recesión económica para el país de las últimas cuatro décadas. /DEM

Economía

FMI inicia revisión de la economía para establecer un acuerdo con El Salvador El BCR aseguró el diálogo con el FMI es “una oportunidad” para implementar medidas para la recuperación económica.

Uveli Alemán

miércoles 7, abril 2021 • 5:30 am

Compartir

El Fondo Monetario Internacional (FMI) inició ayer una revisión del desempeño de la economía salvadoreña para avanzar en la estructuración del acuerdo solicitado por el Gobierno central para ordenar las finanzas públicas.

El Banco Central de Reserva (BCR) informó que la misión técnica del organismo es liderada por Alina Carare, quien desde este 6 de abril sostendrá reuniones virtuales con miembros del Gabinete Económico, instituciones públicas, organizaciones del sector privado, sociedad civil y representantes de organismos internacionales; en años anteriores también se incluyeron entrevistas con los diputados.

La misión del FMI se da en el marco de la consulta al Artículo IV con El Salvador, una revisión periódica del desempeño económico que realiza con todos sus países miembro. Es además la antesala para las negociaciones entre el Fondo y el Gobierno para estructurar un acuerdo bajo la figura de Facilidad de Servicio Ampliado (SAF).

Como parte de las acciones para garantizar el crecimiento económico pospandemia, El Salvador inicia conversaciones con el FMI con la finalidad de asegurar unas finanzas públicas y sólidas y el financiamiento necesario para ejecutar los grandes proyectos de país a corto, mediano y largo plazo”.
BCR, Comunicado

El Fondo Monetario inició la revisión de la economía el mismo día que actualizó su informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO en inglés), en el cual destacó una ligera mejora en su proyección para El Salvador del 4 % que previó en octubre pasado a un 4.2 % para 2021.

Clave del acuerdo con el FMI.

El Ministerio de Hacienda confirmó en marzo pasado que solicitó al FMI un acuerdo por $1,300 millones para ordenar las finanzas públicas tras el impacto de la pandemia del covid-19. El Gobierno ha requerido al multilateral un SAF, que es similar al instrumento aprobado por el directorio del Fondo para Costa Rica.


El Gobierno salvadoreño “considera que el diálogo con el Fondo es una oportunidad para implementar medidas que permitan continuar con la recuperación económica del país tras el impacto del covid-19”, sumó el BCR.

La institución además aseguró que El Salvador ha comenzado “una etapa política que hace posible trabajar junto a otros sectores de la sociedad y organismos internacionales”, refiriéndose a la nueva conformación de la Asamblea Legislativa con mayoría de diputados de Nuevas Ideas.

10AñosEs SAF se reembolsa en plazos de cuatro a 10 años, con pagos en 12 cuotas.

El SAF es un programa creado por el Fondo Monetario para apoyar a los países que experimentan graves problemas en su balanza de pagos por deficiencias estructurales y un lento crecimiento. Incluye reformas integrales que se ejecutarán en un período prolongado.

Según Alejandro Zelaya, ministro de Hacienda, el Gobierno salvadoreño ha recurrido a este instrumento porque permite medidas de ajuste más flexibles que un acuerdo de giro -Stand-by-.

Zelaya ha insistido en varias ocasiones que el acuerdo negociado con el FMI no incluye un incremento en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), sino que el Gobierno ha propuesto medidas para enfrentar la evasión fiscal y revisar el gasto público.

LA DELICADA SITUACIÓN DE LAS FINANZAS PÚBLICAS

Deuda El Ministerio de Hacienda reporta que la deuda del Sector Público no Financiero (SPNF) alcanzó los $21,651.9 millones en 2021 y equivale al 85.8 % del PIB. En 2019 equivalía al 69.9 %.

Déficit. El déficit fiscal con pensiones llegó a $2,488.3 millones en 2020, equivalente al 9.9 % del PIB. Esto significa un incremento de $1,670.8 millones contra el 2019, indican datos del Ministerio de Hacienda.

Compromisos de pago. El Gobierno debe pagar cerca de $2,000 millones en deuda de corto plazo en 2021 y en el presupuesto de 2022 debe asegurar el financiamiento para $800 millones en bono que se vencen en enero de 2023.