Editorial & Opinion

La Peste

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

viernes 20, marzo 2020 - 12:00 am

La aparición del COVID-19 nos cambió la vida, el recuerdo del libro de Albert Camus, La Peste es inevitable. La novela de Camus relata un peligroso brote de peste bubónica que azota la ciudad de Orán. “Solo gracias a ese mal común los habitantes de la ciudad son capaces de demostrar una solidaridad con sus vecinos desconocida para casi todos hasta ese momento. Así, la enfermedad les sirve a los humanos para darse cuenta de que no tienen el control sobre nada, mucho menos sobre sus propias vidas”.

Apareció lo inevitable, el primer caso reconocido oficialmente de Coronavirus en Metapán. La ciudad está aislada. Comienza la etapa del contagio comunitario. Hoy, ya no solo se busca la contención del virus impidiendo la entrada de personas que llegan al país provenientes de naciones donde la propagación del virus es grande. Ahora de lo que se trata, es de evitar la propagación del virus localmente.

Albert Camus relata en La Peste como la epidemia hace aflorar los mejores sentimientos para luchar y lograr sobreponerse y también, lo peor de la especie humana.

publicidad

En redes sociales al conocerse oficialmente el primer caso del virus en el país, hay personas que de manera irracional, insultan, faltan al respeto, llenan de odio y estupidez el ciberespacio. Debemos aislar a estos sujetos miserables, no aportan nada positivo. La solidaridad y el trabajo en comunidad son las acciones que nos permitirán enfrentar la calamidad que vivimos y sacar adelante al país, no el odio.

En paralelo al impacto que tiene en la salud la pandemia, la economía de la familia salvadoreña está siendo afectada y no podía ser de otra manera en un país donde el 75% de la Población Económicamente Activa está en el sector informal, muchos ciudadanos el aislamiento social no aplica, obligatoriamente tienen que salir a la calle, todos los días a ganar el dinero para la comida, no pueden encerrarse en su casa.


El gobierno anunció medidas para enfrentar el impacto económico del CODIV-19. Ciertamente, las medidas son un alivio, mientras escribo este artículo, me entero que son treinta medidas, para tratar de aliviar la crisis económica, pero no se han dado a conocer todas y tampoco está claro el mecanismo de implementación de las mismas.

Por el bien del país, ojala que las dudas y la incertidumbre, que puedan generar las 30 medidas se solvente pronto y que  contribuyan a mejorar la situación de las personas que más lo necesitan: los dos millones de salvadoreños que viven en pobreza.

En el diccionario de los salvadoreños hay nuevos conceptos que se deben aprender: Aislamiento social, infestación, aplanar la curva de contagio. El aislamiento social es una medida  para frenar las infecciones. Las escuelas, los call centers, maquilas, están cerradas, la rutina diaria se perturbó. El aislamiento social es una  realidad complicada.

En la fase del contagio comunitario, habrá infección de persona a persona dentro del país. debemos de trabajar juntos para ofrecer soluciones y disminuir los efectos de la pandemia. Vamos hacia un mayor aislamiento social, el mensaje que más se va repartir en los próximos días será: hay que quedarse en la casa y solo hay que salir a la calle para lo indispensable comprar alimentos y medicinas.

El momento es delicado, la infestación, entendida como acto y resultado de infestarse o de infestar, puede tener un porcentaje alto en la población. La nueva realidad pondrá a prueba al sistema de salud. El anuncio que se construirá un hospital en CIFCO en términos generales es positivo solo que la puesta en funcionamiento de este nosocomio llevará tiempo y dinero. No estamos en China donde se construyó un hospital provisional en 10 días para luchar contra la nueva cepa del coronavirus en Wuhan.

Las próximas dos semanas serán críticas, todos los sectores de la sociedad se tendrán que destacar, por su incorporación a las tareas de combate al Coronavirus, el nivel de respuesta de la población tendrá que ser mucho mejor.

Aplanar la curva de contagio, es el esfuerzo principal,  hay que tener claro que no es posible evitar del todo, que la gente se infecte, pero sí que la cantidad de personas infectadas no se presenten al mismo tiempo, sino que sea lo más lento posible. Si se da un pico muy elevado de contagios, se saturarán los servicios de cuidados intensivos y el país se quedará sin capacidad de atender a todos los infectados. De nuevo la solución del problema está en manos de todos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Días de Cuarentena domiciliar completa

Semanas enclaustrados, la mayoría  nos quedaremos en  casa por 30 días. Oficialmente el miércoles 25  se …

MÁS INFORMACIÓN
Cuarentena y economía

Es demasiado pronto para hacer una estimación completa de los efectos políticos, económicos y sociales de …

MÁS INFORMACIÓN
Día de la Naturaleza

Urge la aprobación de la ley general de aguas, pero la discusión en la asamblea legislativa avanza...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.