Editorial & Opinion

Ponerse a la altura de las circunstancias

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

viernes 21, febrero 2020 - 12:00 am

Por fin pasaron el 9F y las interpelaciones. Hemos vivido un estado de aguda crisis política que ha dejado al país cansado de la conducta de la llamada clase política. No prevalecieron estos días, la sensatez, la cordura, el buen juicio; predominaron la confrontación estéril, la polarización. Se desgastaron todos. El país perdió.

En el diccionario de la política salvadoreña hay una nueva palabra, que es muy común en España: la crispación, definida como el estado permanente de enfrentamiento político, cargado de descalificaciones, donde el debate de ideas, la argumentación se sustituye por la ira y el insulto.

La crispación en política, según el psicólogo catalán Xavier Guix se trata de “una estrategia para agitar y conseguir votos, y no para servir al ciudadano”. “Un buen político es aquel que empatiza con los anhelos de sus ciudadanos. Pero hoy vende más el cortoplacismo y conectar con el ciudadano molesto, para aprovechar su queja y darle un culpable, el otro, y a la vez erigirse en el abanderado que le resolverá todos sus problemas. De este modo se instrumentaliza la crispación y se demuestra lo mal que funciona todo”.

publicidad

Cabe preguntarse ¿sirve para algo la crispación? La respuesta es para nada, es una estrategia perder-perder, que afecta las relaciones entre el Gobierno y la oposición, la vida cotidiana de los ciudadanos y no contribuye a sacar adelante al país.

La crispación tiene un peligro: el hartazgo de la confrontación estéril. El riesgo es que el cansancio de esta forma de hacer política produzca como resultado un fuerte abstencionismo en las elecciones del 2021. La historia reciente del abstencionismo en elecciones de alcaldes y diputados es perturbadora. En 2018 la polarización del país, el desánimo y el descontento del electorado concretaron una abstención que rondó entre el 67 % y el 70 %, 18 % más que en las elecciones legislativas y municipales del 2015. De los 5.186.042 ciudadanos convocados a votar, sólo cerca de dos millones acudieron a las urnas.


Si la crispación lleva al abstencionismo, el llamado a la clase política es: ocúpense de buscar una solución a lo generado por el 9 F y las interpelaciones y logren por medio del diálogo un compromiso de alto a la crispación. De nuevo en el diccionario político salvadoreño deben aparecer palabras como solución política, negociación, compromisos, acuerdos.

El Órgano Legislativo debería de concentrarse en aprobar la ley de Reconciliación Nacional. La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia ordenó a la Asamblea la aprobación de la ley de reconciliación nacional, a más tardar el 28 de febrero. La tercera es la vencida, ya son dos veces que la Sala, a petición de la Asamblea Legislativa, prorroga el periodo para la aprobación de la normativa. Ojalá que la próxima semana los diputados convoquen a una sesión plenaria extraordinaria para discutir como punto único la ley y aprueben una legislación como se lo ordenó la Sala de lo Constitucional, una normativa que garantice la verdad, la justicia, la reconciliación y el compromiso de no repetición de crímenes de guerra, y de lesa humanidad.

Urge la aprobación de la Ley General de Aguas, 13 años de retraso es demasiado tiempo, más cuando en el país, cerca de una cuarta parte de los hogares no tienen agua potable y casi la mitad de la población carece de acceso a saneamiento; todos deberíamos sentir la urgencia. En el caso de la zona metropolitana de San Salvador, el presidente de Anda reconoció que “En las condiciones actuales en que se encuentra el tratamiento Las Pavas no es recomendable tomar agua”.

Una pensión digna es una reivindicación sentida por la población. Si el panorama no cambia, tendremos una población adulta mayor en pobreza extrema y en el mejor de los casos dependientes de su familia, y unas finanzas gubernamentales quebradas. Por esto es importante que las reformas al sistema de pensiones se implementen, tengan en cuenta a la gente y garanticen una pensión digna.

El Órgano Ejecutivo deberá, en el tiempo más corto posible, presentar el Plan Quinquenal 2019-2024. Según la Constitución de la República el Art. 167 establece que Corresponde al Consejo de Ministros elaborar el plan general del Gobierno. Es importante que el plan permita atraer inversiones, generar empleo decente, disminuir la pobreza. En este momento la ciudadanía debe estar a la altura: informándose, para participar en la toma de decisiones públicas y el debate político con propuestas de solución a los problemas nacionales.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Educación y brecha digital

El 11 de marzo el gobierno decretó la suspensión de clases, como parte de las medidas …

MÁS INFORMACIÓN
Días de Cuarentena domiciliar completa

Semanas enclaustrados, la mayoría  nos quedaremos en  casa por 30 días. Oficialmente el miércoles 25  se …

MÁS INFORMACIÓN
La Peste

La aparición del COVID-19 nos cambió la vida, el recuerdo del libro de Albert Camus, La …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.