Economía

¿Por qué se dice que el Gobierno ya topó “la tarjeta de crédito”?

Uveli Alemán

viernes 21, agosto 2020 - 1:00 pm

El Gobierno ha recurrido a la emisión de deuda de corto plazo para financiar los problemas de caja durante la crisis del covid-19. /DEM

La Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa) indicó ayer que el Gobierno ya topó el techo legal para emitir deuda de corto plazo a través de las Letras del Tesoro (Letes) para este 2020.

Las Letes son instrumentos de deuda pública que se conocen como la “tarjeta de crédito” del Gobierno porque tienen vencimientos menores a 360 días. El Ministerio de Hacienda recurre a este instrumento cuando tiene deficiencias temporales de liquidez, entonces sale al mercado a colocar y usualmente son comprados por los bancos que operan en la plaza salvadoreña.

publicidad

Si bien el Ministerio de Hacienda decide cuándo y cuánto colocar sin necesidad de pasar por aprobación de la Asamblea Legislativa, como ocurre cuando se contratan préstamos o se emiten bonos, la ley del presupuesto general de la nación de 2020 sí establece que el techo máximo de esa deuda no debe exceder el 30 % de los ingresos corrientes para el ejercicio financiero de este año que equivale a $1,566.39 millones.

Acuerdo de Letes N°497 sobre aumento en monto de colocación de Letes de julio agosto, publicado en la Bolsa de Valores de El Salvador. Acá se puede confirmar el techo máximo que tiene permitido el Ministerio de Hacienda para emitir estos instrumentos.


En el mercado local se puede emitir Letes y Certificados del Tesoro (Cetes), ambos no se requiere aprobación inmediata de los diputados.

Cuando la pandemia del covid-19 estalló en marzo pasado, el Ministerio de Hacienda recurrió al mercado local para financiarse ante el deterioro de los ingresos tributarios por la paralización de la economía y emitió tanto Letes como Cetes. Este último instrumento amparado en la autorización de la Asamblea Legislativa de colocar $645.8 millones para cubrir la brecha de financiamiento para el gasto de 2020.

En el caso de las Letes, el último informe del Ministerio de Hacienda indica que el saldo llegó a $1,462.4 millones a julio pasado, es decir, más del 93 % del techo permitido para emitir este año. "Hemos llegado al limite de lo que permite la ley en cuanto al porcentaje de los ingresos financieros que están autorizados. Los bancos tienen una parte muy relevante de esos instrumentos y lo que se está haciendo es renovando el vencimiento de los montos que se vencen", indicó Raúl Cardenal, presidente de Abansa.

El máximo permitido de colocaciones comenzó a limitarse desde marzo, pero debido al pago de vencimientos o refinanciamientos el saldo de Letes varía cada mes.

Hacienda ha recurrido al refinanciamiento de la Letes próximas a vencerse desde hace años. Esta reestructuración aligera la carga de la deuda y le permite a la institución continuar emitiendo deuda.

Esto es similar cuando usted tiene una deuda con una institución financiera pero llegada la fecha que debe honrar no tiene dinero para pagarla, entonces puede negociar un refinanciamiento de ese compromiso para lograr más tiempo.

El saldo de las Letes mostró un incremento acelerado en los primeros siete de 2020. Los datos de Hacienda dan cuenta que incrementó $428.4 millones desde enero pasado cuando representaban $999.56 millones a colocarse en $1,462.4 millones. En los primeros meses de la crisis, estos recursos le permitieron al Ejecutivo responder a la crisis del covid-19 y entregar el bono de $300.

En el caso de los Cetes, el presidente de Abansa informó que el Ministerio de Hacienda pagó estos compromisos con la emisión de $1,000 millones de bonos que obtuvo El Salvador en julio pasado. El Ministerio de Hacienda no ha especificado si la colocación se amparaba en los dos decretos (el 608 y 640) que le permitirían al Gobierno contratar hasta $3,000 millones para responder a la crisis del covid-19 e impulsar la recuperación económica.

 





Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.