Un vigilante privado también es procesado en este caso. /Archivo DEM.

Nacionales

Presunto homicida de militantes del FMLN se defiende ante el juez y dice que fueron atacados El imputado reconoce que su compañero disparó al menos ocho veces contra los integrantes de la caravana del FMLN, la tarde del 31 de enero.

Jaime López

miércoles 7, abril 2021 • 6:56 pm

Compartir

El Juez  Sexto de Instrucción de San Salvador, Roberto Antonio Arévalo Ortuño, recibió este miércoles la declaración indagatoria del imputado y motorista del Ministerio de Salud, Héctor de Jesús Castaneda, uno de los tres implicados en el asesinato de dos militantes del FMLN.

El imputado relató al juez Arévalo Ortuño  que el 31 de enero pasado, a eso de las 5:30 de la tarde,  salieron a buscar cena por la delegación centro de la PNC,  y  que cuando regresaban  al Ministerio de Salud  se encontraron el vehículo de los miilitantes del FMLN;  dijo que su compañero comenzó a molestarlos y que hubo una pelea por  la vía  y que  los activistas les lanzaron  bolsas con agua.

Fue en ese momento  que el conductor atravesó el carro  y se  bajó con pistola en mano y  llegó hasta la cama del pick up; el imputado manifestó al juez que alcanzó a oír  que decía una mujer “cuidado que hay niños en la cama”  y “se oyeron tres detonaciones que él está seguro que salieron  de la cama del pick up y que su compañero disparó de ocho a nueve veces y que regresó herido al carro”, en referencia a Diego Alvarado Peña.

La declaración de Castaneda tiene como fin aportar elementos de prueba directamente al juez que lo favorezcan en la causa penal en su contra  por  homicidio agravado en perjuicio de la vida  de Gloria Rogel, de 56 años y Juan de Dios Portillo, de 68, y por el homicidio en grado de tentativa en clave 31.

La audiencia especial fue solicitada por la defensa de Castaneda como parte de sus derechos.

Él brindó su versión de lo sucedidoel  31 de enero pasado entre 6:25 y 6:45 de la tarde, en    la 1a. Calle Poniente y 11a Avenida Norte de San Salvador.


En la diligencia, el juez Arévalo Ortuño permitió que el imputado fuera interrogado por la defensa y los fiscales sobre los hechos.

El día de los hechos las víctimas regresaban  de un acto político a bordo de un vehículo tipo pick up, cuando fueron atacados  presuntamente por los imputados luego de bloquearles el paso  con el  vehículo tipo sedán propiedad de Diego Alvarado.

En el hecho, dos de las victimas resultaron con lesiones graves y llevadas al  hospital Rosales,  pero fallecieron por múltiples proyectiles de armas de fuego.

Posteriormente, el 25 de febrero, Fiscalía confirmó que el imputado Diego Alvarado, el que presuntamente disparó a las víctimas, había muerto a causa de herida de bala.