Este extravagante músico ha convertido tornillos cotidianos en un instrumento musical funcional. A Pablo Sante, músico de 28 años de Ciudad de México, le encanta tocar la guitarra y el piano, pero quería intentar hacer música con su propio instrumento improvisado.

Utilizando sus habilidades de bricolaje y un poco de electricidad, Pablo creó el instrumento, que puede tocar melodías y actuar en varias octavas.

Pablo dijo: "Se me ocurrió hacer este instrumento yo mismo. Sólo quería hacer algo diferente para divertirme". El resultado de su experimento se ha hecho viral en las redes.