El Mundo

Tras vacunación masiva, el covid-19 no será más virulento que el resfriado común, según estudio

Álvaro Cruz Rojas

miércoles 13, enero 2021 • 10:52 am

Compartir

El covid-19 no será más virulento que un resfriado común para los adultos, después de sufrir una infección natural o ser vacunado contra la enfermedad, según un estudio publicado en la revista Science el martes y realizado por tres científicos estadounidenses.

"Actualmente nos enfrentamos a la pregunta de cómo puede cambiar la gravedad de CoV-2 en los próximos años. Nuestro análisis de datos inmunológicos y epidemiológicos sobre coronavirus humanos endémicos (HCoV) muestra que la inmunidad que bloquea la infección disminuye rápidamente, pero la inmunidad que reduce la enfermedad es duradera", explica el estudio por los científicos Jennie Lavine, Rustom Antia y Ottar Bjornstad.

"Nuestro modelo, que incorpora estos componentes de la inmunidad, recapitula tanto la gravedad actual de CoV-2 como la naturaleza benigna de los HCoV, lo que sugiere que una vez que se alcanza la fase endémica y la exposición primaria es en la infancia, CoV-2 puede no ser más virulento que el resfriado común", subraya el estudio en su principal conclusión.

Según el reporte titulado "Las características inmunológicas gobiernan la transición del COVID-19 a la endemicidad", "estos resultados refuerzan la importancia de la contención del comportamiento durante el lanzamiento de la vacuna pandémica, al tiempo que nos impulsan a evaluar escenarios para continuar la vacunación en la fase endémica".

Sin embargo los científicos tienen una advertencia: "los hallazgos presentados aquí sugieren que usar los síntomas como una herramienta de vigilancia para frenar la propagación del virus será más difícil, ya que las reinfecciones más leves contribuyen cada vez más a las cadenas de transmisión y las tasas de ataque a nivel de población. Además, la infección o la vacunación pueden proteger contra la enfermedad, pero no proporcionar el tipo de inmunidad bloqueadora de la transmisión que permite el blindaje o la generación de inmunidad colectiva a largo plazo".


Jennie Lavine, becaria postdoctoral en la Universidad de Emory en Atlanta, quien dirigió el estudio, sostuvo que "el tiempo que se tarda en llegar a este tipo de estado endémico depende de la rapidez con la que se propaga la enfermedad y la rapidez con la que se implementa la vacunación".

"Entonces, realmente, el nombre del juego es exponer a todos por primera vez a la vacuna lo más rápido posible", agregó Lavine, citado por Emory News Center.

Aún así, es poco probable que las vacunas erradiquen el coronavirus. El virus se convertirá en un habitante permanente, aunque más benigno, de nuestro entorno". Jennie Lavine, científica estadounidense.

Según el reporte, "el resultado clave de nuestro nuevo marco modelo que reconoce explícitamente que la inmunidad funcional a la reinfección, la enfermedad y la diseminación son diferentes es que, a diferencia de las infecciones que son graves en la infancia, la CoV-2 podría unirse a las filas de enfermedades humanas endémicas leves que causan resfriado. coronavirus a largo plazo".

La Dra. Lavine y sus colegas buscaron pistas sobre el destino del nuevo patógeno en los otros seis coronavirus humanos, cuatro que causan el resfriado común, más los virus SARS y MERS.

Si bien todos estos coronavirus producen una respuesta inmune similar, el nuevo virus es más similar a los coronavirus endémicos del resfriado común, plantearon la Dra. Lavine y sus colegas.

La reinfección es posible dentro de un año, pero incluso si ocurre, los síntomas son leves y el virus se elimina del cuerpo más rápidamente". Jennie Lavine, científica estadounidense

Según el estudio, sin una vacuna, el camino más rápido hacia el estado endémico también es el peor. El precio de la inmunidad de la población sería una enfermedad generalizada y la muerte en el camino. Sin embargo, las vacunas alteran por completo ese cálculo: cuanto más rápido se pueda inmunizar a las personas, mejor. Un despliegue de vacunación eficiente podría acortar el plazo a un año, o incluso a solo seis meses, para que el coronavirus se convierta en una infección endémica.

El modelo predice que la tasa de letalidad por infección por SARS-CoV-2 puede caer por debajo de la de la influenza estacional (0,1 por ciento), una vez que se alcanza un estado estable endémico.

“Estamos en un territorio inexplorado, pero un mensaje clave del estudio es que los indicadores inmunológicos sugieren que las tasas de mortalidad y la necesidad crítica de una vacunación a gran escala pueden disminuir a corto plazo, por lo que se debe hacer el máximo esfuerzo para resistir a esta virgen pandemia en camino a la endemicidad ”, dice Ottar Bjornstad, profesor distinguido de entomología y biología y J. Lloyd & Dorothy Foehr Huck, presidente de epidemiología, Penn State, citado por Emory News Center.

La investigación fue apoyada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas  y el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre de los Estados Unidos.