Telefónica cerró la venta de su filial de El Salvador a General International Telecom el Salvador por $139 millones.

El operador traspasa así el 99.3 % de la firma que poseía en una sociedad conjunta con Corporación Multi Inversiones, de la que disponía del 60 %, frente al 40 % de su socio, según comunicó este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La venta de la filial de El Salvador se ha realizado por un múltiplo de siete veces su beneficio bruto de explotación (Ebitda), según previas comunicaciones del grupo.

Telefónica profundiza así en su estrategia de menor exposición a los mercados considerados no estratégicos, como es el caso de Centroamérica, en el que también ha vendido su filial en Costa Rica.

A mediados de octubre de 2021 se conoció de un acuerdo de venta por $144 millones de las operaciones de Telefónica al conglomerado con sede en Gran Bretaña, en una operación integrada por un grupo de inversionistas salvadoreños con el respaldo de Banco Atlántica.

Días después, exactamente el 22 de octubre, el grupo General International Telecom El Salvador presentó a la Superintendencia de Competencia (SC) la petición de autorización para la concentración económica de las operaciones de Telefónica. Hasta la fecha, la entidad no ha informado sobre el avance del proceso.

En caso que el proceso haya sido admitido, la Superintendencia realizará un análisis técnico sobre los posibles efectos a la competencia que podría tener la transacción en el mercado de servicios de telefonía, según lo establece el artículo 34 de la Ley de Competencia.

Para ello, la SC tiene 90 días hábiles para dirimir y resolver la aprobación, condicionamiento o denegación de la transacción propuesta.

De aprobarse la operación, será la salida de Telefónica de la región centroamericana luego que en 2019 comenzó a vender sus operaciones de Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Solo había quedado pendiente El Salvador, luego que la Superintendencia de Competencia puso condiciones para autorizar la concentración económica solicitada por la mexicana América Móvil, dueña de la marca Claro, las cuales no fueron aceptadas por el comprador en 2020.

Telefónica es la segunda operadora, después de Millicom (Tigo), más antigua en El Salvador tras incursionar en el mercado salvadoreño en 1998.