La filial salvadoreña de la aerolínea ya tiene dos aviones con bandera salvadoreña en operación.


La aerolínea Volaris El Salvador espera cerrar 2022 con siete aeronaves y vuelos a Suramérica.

Ronny Rodríguez Chan, gerente general de la empresa, explicó a Diario El Mundo que el plan incluye mantener sus operaciones desde el país hacia Ciudad de México, Cancún y San Pedro Sula, además sumarán los vuelos hacia Los Ángeles, Nueva York y Washington, en Estados Unidos, que actualmente se originan en Costa Rica.

“Seguramente haremos ajustes en las operaciones hacia San Pedro Sula en horarios y conexiones, y es muy probable que vamos a tener operaciones hacia América del Sur, más al final del segundo trimestre”, adelantó el ejecutivo.

Los planes dependen en buena medida del visto bueno de las autoridades aeronáuticas, pláticas que ya están avanzadas y que son parte de una agresiva estrategia de crecimiento que impulsa el grupo aéreo.

Rodríguez Chan destacó el valor de contar con dos certificados de operación en Centroamérica, además del de su matriz. “Tenemos tres certificados de operación somos Operador Nacional: en México, en Costa Rica y ahora, acá en El Salvador”.

“Como sabes, ya estamos volando hacia Bogotá desde Ciudad de México y Cancún,  y el 15 de marzo iniciamos desde Costa Rica hacia Bogotá, Colombia. Estos destinos, hacia América del Sur y la región andina, inicialmente son parte de nuestra agenda de crecimiento, al igual que Panamá”, detalló.

El plan pasa por la ampliación de la flota del grupo aéreo, el cual recibió el pasado 8 de diciembre su aeronave número 100.

Volaris El Salvador, por su parte, recibió su segundo avión en la última quincena de diciembre, mientras que se proyecta que para el primer trimestre de 2022 se tengan activos cinco en total.

“Probablemente para el cierre del 2022 estaríamos incorporando dos aeronaves adicionales, por lo que podemos cerrar el año con siete en Centroamérica”, dijo Rodríguez Chan.

La incorporación de nuevas aeronaves a la flota obedece a la estrategia de crecimiento y demanda que proyecta Volaris en el istmo centroamericano, un mercado potencial de 50 millones de habitantes que usa poco los servicios aéreos para desplazarse en la región.

El gerente general de Volaris El Salvador dijo que la meta del grupo es duplicar el tamaño de la operación en Centroamérica en 2022.

“Nosotros aspiramos en una balanza de madurez en Centroamérica, una buena parte de ella en Volaris El Salvador, que podamos tener 15 a 16 aeronaves, esto no es para el 2022, el crecimiento va relacionado con la demanda”, detalló.

 

Bajo costo se populariza.


El mercado salvadoreño ahora cuenta con servicios de tres aerolíneas de bajo costo: las estadounidenses Frontier y Spirit, junto a las firmas del grupo de Volaris para vuelos hacia ciudades en Estados Unidos, México y algunas capitales de Centroamérica.

Además, es un segmento al que también apuesta la nueva Avianca, que sin dejar de ser una “legacy”, espera ganar más espacios y pasajeros a partir de oferta en este formato.

El gerente general de Volaris cree que los usuarios de la región han entendido el modelo ya que encuentran una diferencia en el costo y esto a su vez les hace cambiar su estilo de viaje.

“El modelo (de bajo costo) es el victorioso de la pandemia, el modelo es sin duda es el ganador en la industria aérea después de la pandemia. Está asociado con el uso del recurso, del dinero y asociado con la red de rutas y destinos. Por eso, para nosotros, es importante entender y leer las vocaciones de vuelo para los centroamericanos”, finalizó.

 

El dato


El nuevo edificio de la terminal de pasajeros del aeropuerto genera oportunidades de crecimiento para las aerolíneas que tienen operaciones y conexiones en el país.