Durante la discusión sobre el aborto en los Estados Unidos allá por 1973 , con la demanda Roe versus Wade, el gancho de ropa se utilizó como símbolo para representar los abortos inseguros y autoinducidos. A pesar de tanto tiempo aún hay casos de mujeres que han muerto debido a prácticas inseguras como estas en ausencia de servicios médicos legales y seguros

Esta columna se enmarca en la reciente resolución de la Corte Suprema de los Estados Unidos en cuanto al derecho al aborto por decisión libre y voluntaria, no surge por los casos de violación, riesgo de salud y vida, ni malformaciones fetales incompatibles con la vida.

Para conocer algunos antecedentes, este caso fue presentado por Norma McCorvey, conocida por el seudónimo legal “Jane Roe”. Ella estaba embarazada y solicitaba un aborto voluntario en Texas , adonde era prohibido. Presentó una demanda en la Corte Suprema en contra del fiscal de distrito local, Henry Wade, alegando que las leyes de aborto de Texas eran inconstitucionales.

Es así que la Corte en el caso “Roe” declaró inconstitucional la prohibición del aborto, y en este fallo, se le describe al mismo como vital para la preservación de los derechos de las mujeres, la libertad personal, la integridad corporal y la privacidad; además que el acceso al aborto seguro y la libertad reproductiva en general son derechos fundamentales de las mujeres.

El 11 de marzo de 2021, el proyecto de “ley de latidos del corazón” de Texas fue enviado a la Corte Suprema de Justicia. Se argumentó que el signo “universal de vida” es el latido cardiaco, por lo que después que este ser identificado el aborto debería estar prohibido (olvidando que aun con latido cardiaco la muerte cerebral existe incluso para los fetos con malformaciones cerebrales severas).

El 24 de junio de 2022, a partir de la demanda de inconstitucionalidad interpuesta por Texas (“ley de latidos del corazón”) la Corte Suprema, de mayoría republicana, (el expresidente Trump inclinó la balanza a su favor nombrando en su periodo nombrando a tres de “sus jueces”); anuló el fallo de “Roe” ( 5 votos contra 4). La opinión mayoritaria describió como “atrozmente incorrecto”; sin embargo, al leer la resolución los argumentos están basados en posturas moralistas y hasta política partidaria.

La Corte “devuelve” la autoridad de definir los limites del aborto al pueblo y a sus representantes electos; dejando la decisión a cada estado, partiendo siempre en que las leyes protegen a las personas y en la resolución no se le da este concepto de persona al embrión o al feto. Entre las características que se han ofrecido como atributos esenciales de la “personalidad” se encuentran la sensibilidad, la autoconciencia, la capacidad de razonar o alguna combinación de las misma.

Esta resolución se da a pesar de que varias encuestas reflejan el apoyo de los estadounidenses al aborto voluntario, como la realizada por Harvard CAPS-Harris Poll a 1,989 votantes registrados del 30 de noviembre al 2 de diciembre 2021 en la que el 54 % están en contra que se prohíba el aborto voluntario después de las 15 semanas.

En tanto que Latinoamérica avanza en derechos sexuales y reproductivos; los Estados Unidos parece retroceder en los mismos; las implicaciones de esta resolución pasan por violentar los derechos guerreramente adquiridos por las mujeres y trae como consecuencia que aquellas mujeres más desentendidas y vulnerables sean las afectadas. Las que tienen recursos y “papeles” quizá viajarán a otro estado, incluso a otro país. Las demás podrían incluso regresar a los métodos peligrosos como introducción de ganchos de ropa en sus úteros causando un daño severo a la salud ; aún más afectará la salud mental de las mujeres con embarazos no intencionados, llegando como en algunos países al suicidio y por ende aumentará la ya alta mortalidad materna en Estados Unidos.

Una mujer cuando decide abortar lo hará, independientemente la causa que tenga y las leyes no evitarán que lo hagan, lo que sí harán es volverlo clandestino y peligroso.