AES explora el potencial de un nuevo parque fotovoltaico. / DEM

Economía

AES invertirá más de $60 millones en El Salvador en 2021 La multinacional de origen estadounidense trabaja en aumentar su participación como generadora donde su principal apuesta es el desarrollo de nuevas granjas solares.

José A. Barrera

jueves 8, abril 2021 • 4:15 am

Compartir

AES El Salvador trabaja en incrementar su participación como generadora de energía eléctrica mediante la construcción de nuevas granjas solares.

Una de sus últimas inversiones es Cuscatlán Solar, un parque fotovoltaico con capacidad de 10 megavatios (MW), ubicado en el departamento de Santa Ana, que la empresa espera inaugurar en junio y donde se invierten más de $10 millones.

Abraham Bichara, presidente ejecutivo de AES El Salvador, dijo que este año la compañía pretende inyectar entre $60 millones y $75 millones a la economía en diferentes proyectos de inversión, buena parte de los fondos enfocados en el desarrollo de nuevos proyectos de generación solar.

AES es un actor importante en el esquema energético del país. Es dueña de cuatro de las cinco compañías encargadas de llevar la electricidad hasta el consumidor final, pero su casa matriz es principalmente conocida por ser un jugador importante en el negocio de generación.

En El Salvador la firma controla a la Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador (CAESS), la Empresa Eléctrica de Oriente (EEO), Compañía de Luz Eléctrica de Santa Ana (CLESA) y la Distribuidora Eléctrica de Usulután (Deusem), pero aumenta su apuesta por el desarrollo de proyectos de generación donde ya suma una capacidad instalada de 125 megavatios en tecnologías renovables.

Bichara dijo que en el negocio de distribución se invierten cada año entre $30 millones y $35 millones, esto para empujar proyectos clave como la electrificación rural, sustitución de redes obsoletas, modernización de flotas, entre otras.


La operación global de AES incrementa de 3,000 a 4,000 MW en generación de energía renovable al año. La cifra es tres o cuatro veces la demanda de potencia de El Salvador.

Este año, AES El Salvador da continuidad al plan de digitalización de su infraestructura (hacia redes inteligentes), un esquema que le permite anticiparse a los fallos en la red y garantizar un suministro constante para el consumidor domiciliar e industrial donde se inyectan unos $20 millones adicionales.

Este año, adicional a Cuscatlán Solar, estamos invirtiendo más de $50 millones en las distribuidoras. Sería justo decir que estamos invirtiendo en este 2021 entre $60 millones y $75 millones”.
Abraham Bichara
Presidente ejecutivo de AES El Salvador

Recuperación.

Las inversiones buscan preparar la oferta de cara a la recuperación de la economía tras el bache que se tuvo en 2020 por la pandemia.

Bichara dijo que el año pasado la demanda tuvo una caída del 5 % y que el sector proyecta que no se tendrá una demanda como la de 2019 (antes de la pandemia) hasta 2023, pero sí anticipan un rebote de entre el 3 % y 4 %, cercano al de la previsión de recuperación de la economía local elaborador por el Fondo Monetario Internacional.

“Si comparamos 2020 con 2019 a nuestras empresas la demanda disminuyó 5 % por que en un año se crece 2 %. Caer 5 % es retroceder más de dos años y si en 2020 teníamos que crecer 2 %. La brecha realmente es un retroceso de 7 %”, añadió Bichara que espera que la demanda pueda recuperarse antes y que en esto incida la demanda de escuelas y universidades que reiniciaron esta semana.

La empresa avanza en la modernización de sus redes. / DEM

Tres apuestas clave para AES

  • Soluciones: La firma espera seguir creciendo con AES Soluciones, su unidad que impulsa techos solares y autogeneración para empresa privada y residencias.
  • Gas natural: AES Panamá ya ofrece Gas Natural Licudado, la firma evalúa el potencial de distribuirlo en las industrias de la cuenca del Pacífico de Centroamérica.
  • Auto eléctrico La firma también está lista para impulsar la electromovilidad y se alista para sumar más autos eléctricos a su flota y estaciones de carga.