El Salvador sería el primer país en adoptar el bitcoin como moneda de curso lega. /DEM

Economía

Cepal advierte de riesgos en lavado de activos por ley bitcoin en El Salvador La institución destacó que no hay un análisis técnico sobre el impacto de la criptomoneda en El Salvador y advirtió de riesgos macroeconómicos, financieros y legales.

Uveli Alemán

viernes 9, julio 2021 • 5:45 am

Compartir

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advirtió que la adopción del bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador plantea riesgos de lavado de dinero, por lo que el país se enfrentaría al Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, señaló que “estamos a la expectativa” de la decisión del Gobierno salvadoreño de adoptar el bitcoin; sin embargo, advirtió que la nueva normativa plantea “muchos retos tanto macroeconómicos, como financieros y legales, que la verdad requiere un análisis mucho más cuidadoso”.

La ejecutiva manifestó que a la fecha “no se conoce un estudio técnico que nos pueda hablar de los riesgos o beneficios que pudiera tener para El Salvador”.

“También está claro que el país podría enfrentar, al entrar en vigor esta ley, al Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que es la máxima autoridad mundial contra el lavado de activos y, bueno, esos son algunos de los riesgos que se pueden enfrentar”, señaló Bárcena en una conferencia en línea donde presentó el impacto de la pandemia en la región latinoamericana.

Le recomendamos: Cepal mejora proyección de crecimiento para El Salvador y prevé un rebote de 5 % en 2021


El GAFI es una entidad constituida en 1989 que buscan combatir el blanqueo de capitales y financiamiento al terrorismo. El Grupo emite recomendaciones que constituyen un parámetro para que los países las implementen y reduzcan el margen de dichos ilícitos.

La medianoche del 9 de junio pasado, la Asamblea Legislativa aprobó de forma exprés la propuesta del Ejecutivo de adoptar el bitcoin como moneda de curso legal que circularía en El Salvador igual que el dólar.

La medida entraría en vigencia el 7 de septiembre próximo y establece obligatoriedad para que cualquier persona natural o jurídica acepte la criptomoneda como medio de pago.

La ley establece 90 días para que el Banco Central de Reserva (BCR) y la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) establezcan las normas de uso de la criptomoneda. El Gobierno ha anunciado su propia billetera electrónica.

Bárcena recordó que, según analistas, el bitcoin no cumple con las funciones básicas de dinero y que, además, adolece de gran volatilidad. Tampoco tiene uso como unidad de cuenta o reserva de valor y, por lo tanto, se advierte que en una economía dolarizada “podría multiplicar los riesgos sistémicos”.

De esa forma, la Cepal se suma a una serie de advertencias compartidas tanto por economistas como por organismos sobre la criptodivisa. El primero fue el Fondo Monetario Internacional (FMI), quien señaló riesgos a nivel financiero y legal, mientras que el Banco Mundial rechazó una solicitud del Gobierno de asistencia técnica por inconvenientes ambientales y de transparencia.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también señaló que el bitcoin no es la solución para que ayude a El Salvador a dinamizar su economía y advirtió de su alta volatilidad.

De los multilaterales, solo el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ha confirmado asistencia técnica a El Salvador con la implementación de la criptomoneda. “Vamos a ver que resulta de este análisis del BCIE”, dijo la secretaría de la Cepal.

Le recomendamos: 53.5 % de salvadoreños creen que bitcoin es una medida “nada acertada”

3 posturas de multilaterales

FMI: la adopción del bitcoin como moneda de curso legal plantea una serie de problemas macroeconómicos, financieros y legales que requieren un análisis muy cuidadoso.

Banco Mundial: el Gobierno solicitó asesoría técnica, pero el multilateral rechazó la petición por las deficiencias ambientales y de transparencia vinculadas al bitcoin.

BID: pese a que señaló que el Gobierno busca facilitar las transacciones con el bitcoin, advirtió que “no es la solución” a los problemas económicos.