Nacionales

¿Estará listo el Gobierno de El Salvador para la primera ola de vacunas anticovid de Covax?

Alfonso Rosales/ Médico Epidemiólogo

sábado 9, enero 2021 • 10:00 am

Compartir

Hace dos días el mecanismo Covax, una iniciativa mundial que reúne a los gobiernos y fabricantes para garantizar que las eventuales vacunas contra el covid-19 lleguen a los más necesitados, sean quienes sean y vivan donde vivan, anuncio que, a través de negociaciones con Pfizer, podrían estar en posición para iniciar la primera ola a pequeña escala usando la vacuna de Pfizer a finales de enero o febrero (como anunciado por este periódico ayer).

Esta primera ola de aplicación de la vacuna Pfizer, está diseñada para ser aplicada únicamente en trabajadores de salud de primera línea, con un número equivalente de dosis a 0.25 % de la población. Para el caso específico de El Salvador esto equivale a 16 mil dosis de la vacuna.

Consecuentemente, la iniciativa ha girado invitación a todos los países miembros, entre los cuales figura El Salvador, para expresar su interés por escrito antes del 18 de enero.

Aquellos países que expresen interés serán elegibles para este programa únicamente si demuestran cumplir con el criterio de elegibilidad previamente establecido por Covax.

Para ser elegible a consideración dentro de esta primera fase, el país tendrá que haber expresado interés en vacunas mRNA por escrito, contar con un plan para iniciar la distribución de vacuna antes de mayo del 2021, y la voluntad para utilizar mas de un tipo de vacuna en la respuesta nacional.


Además, el país tiene que estar de acuerdo en usar y confiar en la lista de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o en la autorización de uso de emergencia o su equivalente, por parte de una agencia reguladora designada por la OMS para conceder la autorización reglamentaria nacional de la vacuna Pfizer en enero de 2021.

Además, tener el marco necesario de indemnización y responsabilidad en enero de 2021 y completar un acuerdo con Pfizer inmediatamente después para indemnizar al fabricante por las reclamaciones de responsabilidad del producto relacionadas con el uso o la administración de esa vacuna.

Para garantizar la disponibilidad operacional, se pide a los países participantes que deseen ser considerados, que el Ministro de Salud confirme por escrito que se cumplen los criterios esenciales de incluir únicamente en esta fase de vacunación de trabajadores esenciales de salud de primera línea, una estrategia de vacunación, un plan de gestión de la vacuna ultracongelada, presencia de suficientes materiales auxiliares (EPP y jeringas), un plan de capacitación que incluye monitoreo de seguridad, proceso de gerencia y reportes, capacidad de manejo de reacciones anafilácticas en el sitio de vacunación.

El mecanismo es contundente en exigir que dicha documentación tiene que estar lista para la fecha de presentación el día 18 de enero. Durante el periodo del 19 al 28 de enero, documentaciones respectivas de todos los países aplicantes serán revisadas por un comité de expertos de la OMS-GAVI-UNICEF, para finalmente seleccionar y comunicar a los países que hayan satisfecho los requerimientos el día 29 de enero.

Ayer tuvimos la oportunidad de leer el documento producido por el Ministerio de Salud: Lineamientos técnicos para la vacunación contra el SARS-CoV-2. Este documento describe las disposiciones técnicas al personal de salud del Sistema Nacional Integrado de Salud en los procesos de conservación, transporte y aplicación de la vacuna.

Al revisarlo notamos que, aunque el documento llena algunos de los requerimientos incluidos en el criterio Covax, otros como una estrategia de vacunación para trabajadores de salud de primera línea está ausente.

Es recomendable que la lista de criterios a ser sometidos al Covax en 10 días, debería ser revisado bajo un proceso inclusivo que agregue a expertos salubristas e infectología del sector privado y del Colegio Médico para asegurar que este proceso que es puramente técnico y no político es viable para nuestro país.

De lo contrario se corre el riesgo que el país pierda la oportunidad de acceso a esta primera ronda de vacunación.