Buenos Días

La mascarilla en la barbilla y otras historias de imprudencia

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 7, julio 2020 - 12:00 am

Dos hombres mayores que parecen ser viejos conocidos se encuentran en plena Alameda Juan Pablo II. Se ven, se dicen unas palabras, se quitan la mascarilla y se abrazan. Continúan su conversación unos minutos, se despiden y siguen su camino. Los hombres, claramente mayores de 65 años, incumplieron todas las normas de prevención para el Covid-19. Fue a plena vista de todos los que contemplábamos aquella escena de afecto en tiempos de pandemia.

Una empleada de un supermercado se baja la mascarilla a la barbilla para responder la pregunta que le hice sobre dónde estaba X producto. Yo la escuchaba perfectamente, no sé por qué se quitó la mascarilla y nos puso en riesgo a los demás. ¡Cómo cuesta con este tema!.

No sé cuánto le costó a la Fuerza Armada -bueno, a nosotros los contribuyentes en realidad- comprar caretas de protección para los soldados que estaban en los retenes durante la cuarentena. Me alegré cuando vi esa medida de protección a los soldados, hasta que pasé de vuelta y los ví con la careta levantada, tomándose una gaseosa en lata, riendo a carcajadas y hablando como en los viejos tiempos. ¿Y entonces de qué sirvió esa inversión en equipo de protección?

publicidad

El colmo es funcionarios y precandidatos a 2021 que, buscando figuración, aparecen fotografiándose sin mascarilla mientras conversan con otras personas.

Si usted no usa mascarilla o la usa en la barbilla, no se me acerque y no se acerque a los demás porque usted potencialmente puede ser un foco de contagio o contagiarse por ese descuido terrible.


Está bien si no le cree al Gobierno o a los médicos sobre esa medida de protección, pero tenga la más mínima consideración hacia los demás. No se trata de pánico, se trata de responsabilidad hacia quienes interactúa.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.