La tripulación del Apolo 11 en una foto de 1969, Neil A. Armstrong (izq), Michael Collins (de pie), y Edwin E. "Buzz" Aldrin (der)/ AFP

El Mundo

Muere Michael Collins, el astronauta olvidado del Apolo 11

Redacción DEM con reportes de agencias

miércoles 28, abril 2021 • 10:49 am

Compartir

Michael Collins, el astronauta que voló el célebre Apolo 11 mientras sus compañeros de aventura Neil Armstrong y Buzz Aldrin, correteaban por la luna en julio de 1969, falleció este miércoles a los 90 años. 

A diferencia de Armstrong y Aldrin, Collins nunca caminó sobre la luna, se quedó atrás y piloteó el módulo de comando mientras volaba en círculos arriba. Por eso, Collins es a menudo llamado el "astronauta olvidado".

Collins padecía de cáncer y su familia informó en un comunicado que: "Pasó sus últimos días en paz, con su familia a su lado. Mike siempre enfrentó los desafíos de la vida con gracia y humildad, y enfrentó este, su desafío final de la misma manera".

Cuando Neil Armstrong pisó la luna por primera vez y pronunció la famosa frase: "Houston, base de la tranquilidad aquí, el águila ha aterrizado", Collins estaba en órbita, 60 millas arriba, igual de ocupado y emocionado, diciéndole al equipo que Houston estaba escuchando las comunicaciones con sus camaradas, y fue "fantástico".

Aldrin y Armstrong estuvieron en la superficie lunar poco menos de 22 horas. El mundo estaba paralizado. Verlos saltar como conejos, tomar fotografías y recolectar muestras lunares durante su única y corta caminata lunar. Mientras tanto, Collins dio vueltas alrededor de la luna. Mirando hacia el árido paisaje lunar y mirando hacia la Tierra.

Lo que más recuerdo es la vista del planeta Tierra desde una gran distancia. Diminuto. Muy brillante. Azul y blanco. Brillante. Hermoso. Sereno y frágil". Michael Collins, astronauta del Apolo 11.


Mientras orbitaba, la mitad del tiempo podía hablar con los controladores, pero cuando estaba en la parte posterior de la luna, estaba completamente aislado. Fue por esta parte de la misión que algunos lo llamaron el hombre más solitario de la humanidad.

Pese a no haber caminado por la luna, Collins fue  piedra angular de la misión. Él era el que realmente sabía cómo volar la nave espacial en solitario y el único que pudo traerlos de regreso a casa. Si algo salía mal con el módulo de aterrizaje lunar en el que estaban  Armstrong y  Aldrin, Collins tenía el motor que podría tratar de encontrar algún lugar alrededor de la luna y rescatarlos.

Michael Collins nació en 1930 en Roma, Italia, donde su padre era un general de división en el Ejército de los Estados Unidos. Se graduó de la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point y luego se unió a la Fuerza Aérea y se convirtió en piloto de pruebas. La NASA lo eligió como astronauta en 1963 y su primer vuelo fue a bordo del Gemini 10. En esa misión se convirtió en el cuarto ser humano en realizar una caminata espacial.

Michael Collins falleció a los 90 años. Foto de archivo de 2019/AFP

Cuando era niño, Collins soñaba con ir al espacio. "Solía ​​bromear que la NASA me envió al lugar equivocado, a la luna", dijo, "porque creo que Marte es un lugar más interesante. Es un lugar sobre el que siempre leí cuando era niño".

El Apolo 11 fue su último viaje al espacio y nunca pensó en perder la oportunidad de pisar la luna. "Como astronauta, siempre pensé que tenía el mejor trabajo del mundo y sigo pensando eso", dijo, "pero para mí, cuando se acabó, se acabó".

Collins alcanzó el rango de mayor general. Dejó la NASA en 1970 para unirse al Departamento de Estado. Más tarde se convirtió en director del Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian en Washington, supervisando su construcción y apertura en 1976.

En sus últimos años, Collins no se detuvo. Compitió en triatlones, le encantaba pescar e incluso se dedicó a la pintura.